Muchas emociones y grandes aprendizajes nos regala el clasificatorio de Recife